Introducción:

 

En la mayoría de los casos, el dolor de espalda se origina por contractura muscular, 

traumatismo o deformidad de la columna. Muchas veces debido a la tensión, el esfuerzo y el cansancio 

acumulado al caminar, al trabajar....etc  

Las malas posturas por periodos de tiempo prolongados provocan dolores que determinan la existencia 

de esfuerzos musculares estáticos. Este tipo de esfuerzos, fundamentalmente en espalda, cuello y hombros, 

aunque en un principio no se perciben, a la larga pueden provocar fatiga y dolores musculares crónicos, 

sobre todo si se lleva una vida sedentaria con poco ejercicio. 

Además, la posición sentada supone una sobrecarga en la zona lumbar de la espalda y trastornos de tipo 

circulatorio (entumecimiento de las piernas, hormigueo o calambres). 

Aproximadamente, en uno de cada 10 casos, tiene su origen en una enfermedad sistémica.

El dolor de espalda puede aparecer en cualquier lugar de la columna, 

desde el cuello hasta la región lumbar y puede localizarse en una pequeña zona o extenderse a un área amplia; 

asimismo, puede irradiar a partir de la zona de origen.

Aproximadamente la mitad de los pacientes con dolor lumbar crónico pueden reanudar su trabajo.

  

Read more...